miércoles, 18 de enero de 2012

Líneas a Fraga

Fraga, pensaba que el balanceo constante con el que nos deleitabas era la respuesta a la inmortalidad. Gracias a Dios me equivocaba.

Por otro lado, me parece una desgracia que hayas muerto y tus restos no vayan a una fosa común. Sí de esas a las que eras tan reticente a abrir para dar buen reposo a los restos de tus víctimas y las de tu colega el enano maricón.

No me gusta faltarle al respeto a los muertos, ni a los más malos; aunque deberías saber que te lo mereces. Te veo como un asesino, y es una pena que no vuelvas a ver a Grimau, porque de seguro que si hay algún Dios, os ha llevado a sitios diferentes, y en el tuyo hace mucho más calor.

Graduado en el fascismo, te sirvió de mucho esconderte detrás de la democracia, pero eres sólo un perro cabrón, de los de malas pulgas y eso no se olvidará. Que te vaya bonito, asesino.

La calle ha dejado de ser tuya.

1 comentario:

Visitas