lunes, 9 de mayo de 2011

Megalive

Me duele el cuerpo por los errores traicionados por la lujuria, nos hemos mentido tanto el uno al otro que en nada confiamos ya.

No recuerdo dónde estaba, pero me dí cuenta de que la vida era un juego. Que cuanto más serias me tomase las cosas, más duras serían las reglas, no tenía ni idea de lo que costaría. Mi vida pasó frente a mis ojos y me dí cuenta de lo poco que he hecho, todos mis planes se han ido a tomar por culo.

¿Alguna vez has pensado que me sentía sólo? ¿Alguna vez has pensado que necesitaba amor? ¿Alguna vez has parado de pensar que eres lo único en lo que pienso?

En fin, si encuentro un nuevo camino, seré el primero en tomarlo, sólo espero que funcione por lo menos ésta vez. Ya que, por desgracia, un pasado oscuro es mi posesión más preciada.
Me siento paranoico, la ansiedad me ataca y empiezo a respirar mal, estoy en problemas por las cosas que aún no he hecho, estoy impaciente y empiezan a sudarme las manos.

La enosiofobia te atrapó, ¿qué vas a hacer cuando tus fuentes se sequen, llorar? Eres algo que yo no soy, a diferencia de tí, yo no soy un simple reflejo de lo que era antes. Me pone enfermo escucharte decir que me amas puesto sé que lo que realmente amas no es a mí, sino lo que puedo hacer por tí.
Algo que yo no soy, algo que tú eres.

Miento cuando digo que confíes en mí, la confianza duele.
Dios, te lo pido de rodillas, ayúdame, por favor. Te lo repito: Me duele el cuerpo por los errores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas