viernes, 12 de noviembre de 2010

Un nudo en la garganta y cojo el 23.

Quería comentarles, queridos lectores, el "problema" de los asperones, los gitanos en general.
No, no quería decir que los gitanos fuesen un problema, que no lo son. Simplemente quiero aportar mi punto de vista sobre las zonas habitadas por ellos, ya sean zonas o barriadas enteras.

En primer lugar, me gustaría señalar, que me da muchísima pena ver la situación en la que esta gente se encuentra: Su prole, que no tiene absolutamente nada. He visto en verios reportajes, que muchos de ellos viven en condiciones que dejan mucho que desear, incluso algunas repugnantes. Pero en la misma zona, los mismos, de las mismas familias, viviendo en un gueto de chapa fría ostentan un gran nivel de vida —¿merecida?—, hablo de televisiones espectaculares y consolas de última generación, coches de altísima gama y un nivel enorme de desfachatez.

Probablemente éstos últimos son los que viven de la droga o el tráfico de armas.

La verdad, es que el nivel cultural deja muchísimo que desear, y en añadido, parece no hacerles mucha gracia atajar ese problema. Me da mucha pena ver a los chavales de entre seis y diez años que únicamente saben "cantar" y pisotear el suelo, con gracejo inigualable —pero inútil—, en vez de ir a la escuela. Por cierto, escuelas de las que suelen robar material.

Veo con gracia —no de la de reírse— que el servicio católico evangelista les hace un gran favor, y mira que como ya sabéis, no soy gran amante de las religiones. Les enseñan de alguna manera a deshacerse de muchos de los males psicológicos que padecen, como vivir donde viven o soportar la escasez que —la mayoría— padecen.

Por otro lado, me parece que la relación tan "fuerte" que se hace entre ellos y la droga es demasiado "débil", porque está claro; no, no claro; clarísimo que el nivel de consumición de drogas —blandas como la marihuana y el hachis e incluso duras como la cocaína y en algunos casos aislados heroína— es sumamente elevado en estos lugares. Y bueno, como ya señalé antes; La cocaína que se suele consumir no es una de las drogas más baratas del mercado.

Sinceramente y como cierre a esta opinión, creo que hay demasiada miseria por allí, pero que también hay sinvergüenzas de esos que se ven a la legua, como un voyeur con unos prismáticos dorados en medio de la playa.
Por desgracia no veo solución, pero eso ya es algo que debatiré en mi cabeza —quizás en sueños— para tener algo sobre lo que escribir mañana, o pasado mañana, o cuando sea...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas